Con la tecnología de Blogger.

Blog sobre viajes

Bienvenido a este blog de viajes, en donde puedes encontrar rutas a rincones interesantes con algunos consejos y sugerencias que te pueden servir como pequeña guía de viaje. Aunque el punto de partida de estas rutas, generalmente es desde Valladolid, las mismas se pueden adaptar fácilmente cuando tengan otra Ciudad de origen. Espero que este blog, pueda ser de vuestro interés e utilidad. Jose Maria Vicente

Archive for junio 2016

Cordoba en 3 dias





Córdoba es una ciudad en la que durante siglos convivieron judíos, cristianos y musulmanes. Perderse entre sus calles llenas de flores y naranjos, por sus patios, por su Mezquita o por su Judería, tiene un encanto especial. Aquí os propongo una ruta para conocer los lugares más significativos, que no deberías perderte.

Esta vez cambiamos el coche por el viaje en AVE y realizamos los 600 Kms que nos separan Valladolid de Córdoba, en poco mas tres horas.
 
Nada más llegar nos adentramos en la Judería de Córdoba, barrio en donde vivían los judíos en la Edad Media, entrando por la Puerta de la Luna, una de las entradas más bellas de este barrio judío. Paseando por la calle de la Luna llegaras hasta la Plaza de Judá Levi y justo al lado, la recoleta Plaza de Maimonides (en esta plaza se encuentra el Hotel NH, con un bonito patio en su interior) y si seguimos callejeando hasta la calle Judíos, frente a La Sinagoga, nos encontramos El Zoco (mercado de artesanía de tradición árabe).Lugar que aunque de pequeñas dimensiones, tiene su encanto y mucho duende.


Parada para comer en Bodega Mezquita Cespedes. Excelente ubicación, junto a la mezquita, con una buena relación calidad/precio en sus platos y a destacar el trato recibido por parte de su personal. (Situada en C/ Cespedes 12 .Aconsejo reservar antes de ir, ya que suele estar lleno). 
 
A la tarde nada mejor que comenzar con la visita la Mezquita Catedral, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1984. Se trata del edificio de arquitectura andalusí más importante de España junto a la Alhambra en Granada. Hasta la construcción de la Mezquita Azul de Estambul, fue la segunda mezquita más grande del mundo, solo por detrás de la de La Meca.
Entrando por la Puerta del Perdón, tendrás la estampa más bella del patio de los Naranjos. Comenzamos la visita por la parte árabe, la cual se comenzó a construir en el año 786 sobre una basílica visigótica y a la que se accede por la puerta de las Palmas .Nada más entrar, te sorprende la oscuridad del interior de la inmensa sala con la que te encuentras y tu vista se recrea en un bosque de columnas con sus arcos de herradura y sus dovelas rojas y blancas. Las capillas cristianas que podemos ver a los lados, fueron encargadas por Fernando III el Santo en 1236, con la idea de dañar lo menos posible la Mezquita. Al fondo, nos encontramos la zona más suntuosa y la joya de la Mezquita, el mihrab, desde donde el califa dirigía las oraciones. Fue en 1523 cuando se iniciaron las obras de la Catedral, que quedo incrustada en las naves centrales de la Mezquita; de su interior destacar su bella sillería y dos púlpitos de caoba mármoles y jaspe.

La entrada cuesta 8 € y su horario es: Lunes a sábado: 10 h-19 h y Domingos y festivos: 9 h- 10.30 h // 14 h- 18 h .Si quieres ahorrarte los 8€, tendrás que aprovechar las mañanas de 8h30 a 9h30, de lunes a sábado. 

Justo al lado de la Mezquita, se encuentra la Calleja de las Flores, sin duda uno de los rincones más fotografiados y bonitos de la judería. Tampoco dejes de pasar por la Calle de la Hoguera y la Calle del Pañuelo. ¡Tienen un encanto especial!


Nos vamos ahora en dirección al Puente Romano, también conocido como ‘El Puente Viejo’, fue construido a principios del siglo I d.c.  Recomiendo cruzar el puente hasta la Torre de Calahorra y desde este lugar, tendrás una bella panorámica de Córdoba, especialmente si lo haces al atardecer, con la puesta de sol detrás de la Mezquita.
Una vez terminadas estas visitas,  seguro que tienes hambre, vuelve entonces hasta la Mezquita para ir a tomar un pincho de tortilla en la Taberna Santos, en la esquina entre las calles Francisco Palacios Bayón y Magistral González Francés,  este pequeño bar, es parada obligada cuando se camina por la Judería y es conocido por sus increíbles tortillas de 20 huevos y 5 Kg. de patatas. ¡Son enormes!  Como el bar es muy pequeñito te recomiendo pedir tu tapa y tomarla en la calle.


Damos por terminado el día y nos vamos a descansar al Hotel Don Paula, situado en una pequeña plaza cerca de la iglesia de la Trinidad. Con sus dos estrellas, pero con la dedicación y las ganas de hacer las cosas bien de la familia propietaria, puede ser el sitio donde mejor puedas disfrutar de una estancia tranquila y relajada.

Para comenzar el segundo día, mi recomendación es ir al Alcázar de los Reyes Cristianos, situado cerca de la Mezquita. Es una edificación militar que Alfonso X El Sabio mandó reconstruir y cuyas obras fueron terminadas durante el reinado de Alfonso XI. Fue la residencia durante 8 años de los Reyes Católicos y desde donde dirigieron la campaña contra el Reino musulmán de Granada. En este mismo edificio, fue donde Cristóbal Colón, pidió fondos a Isabel y Fernando para su viaje a América. La verdad es que nos  sorprendió el contraste entre la sobriedad del exterior y su gran belleza interior, con sus vistosos jardines, con palmeras, naranjos y limoneros en donde el agua se convierte en protagonista. De su interior, destacar el Salón de los Mosaicos, en donde se encuentran alguno de los encontrados en la Plaza de la Corredera y que formaban parte del Circo romano.

Al salir del Alcázar a mano izquierda encontrarás las Caballerizas Reales. Fueron construidas en una parte del solar del Alcázar Real en 1570 por orden del monarca Felipe II, a quien le encantaban los caballos. En su interior disfrutamos de un bonito espectáculo ecuestre muy recomendable (miércoles, viernes, sábado y domingo a las 9 horas y 12horas,con un coste de 15 €).

De esta zona también destaca la Sinagoga ,que fue construida en el siglo XIV. Se trata de una de las tres que aún se conservan en España de aquella época. Las otras dos están en Toledo. Sirvió de templo hebreo hasta la expulsión de los judíos en 1492.


Parada a comer en Taberna El Capricho, donde preparan el mejor rabo de toro de Córdoba, con numerosos premios y una relación calidad precio estupenda (Situada en C/ Velazquez Bosco 8)


Según sales de las caballerizas a mano izquierdas, nos encontramos el Barrio del Alcázar viejo, que es famoso por sus patios populares. Te animo a perderte por las calles de este precioso barrio y visitar alguno de sus patios que están abiertos todo el año (coste 1 €), el primero que visitamos está ubicado en la calle San Basilio 14. ¡Estoy seguro que te gustará! Si sigues caminando por esta calle, puedes llegar hasta la Puerta de Sevilla, otra de las puertas de la muralla que defendía la antigua ciudad.


Para descansar, decidimos darnos un capricho e ir a una sesión de baños árabes, con masaje de 15 minutos incluido (28 €). Los baños árabes que escogimos fueron “Hammam Al Ándalus”, a poca distancia de la Mezquita. Es un lugar encantador, donde se respira paz en todas las salas, poca luz y silencio. Entre baño y masaje, puedes seguir relajándote mientras saboreas la bebida tradicional árabe, hecha con una suave y aromática mezcla de té verde con menta. El único pero es por el vestuario, muy pequeño.


Para tapear en la zona mi recomendación es pasar por Taberna La Viuda (Calle San Basilio 52), a destacar las berenjenas fritas y el flamenquín que tomamos.


En estos dos días ya hemos visitado los lugares de mayor interés, pero todavía hay algunos reservados para este tercer día.

Nuestro destino es el Palacio de Viana, compuesto de una casa señorial y sus 12 preciosos patios, repletos de plantas, flores y fuentes, lo que hace que se le conozca como el Museo de los Patios. (Se puede comprar una entrada para visitar únicamente los patios por 5 euros o bien comprar una entrada conjunta con acceso a la casa por 8 €). Este edificio data del siglo XIV y está declarado “Monumento Histórico Artístico Nacional y Jardín Artístico”. En sus dependencias, se pueden ver colecciones de todo tipo (pinturas, mosaicos, tapices, azulejos), destacando la colección de guadamecíes y la gran biblioteca.


Terminada esta visita, nos dirigimos a la Plaza de la Corredera, uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. Esta amplia y enorme plaza con sus pórticos del s XVII, puede recordar a la plaza mayor de Madrid, en ella podrás encontrar numerosos bares con terrazas y si hace sol, puedes pasar un rato muy agradable degustando alguna tapa típica de la cocina cordobesa. En esta plaza se encuentra el Mercado de Sánchez Peña, lugar que anteriormente fue cárcel y el edificio consistorial de la ciudad.
Para comer en esta zona recomiendo La Cazuela de la Espartería (C/ Rodriguez Marin 16) ,una taberna moderna y clásica a la vez. De lo que probamos, destacar el rico salmorejo, las berenjenas con miel y los flamenquines. (Se suele llenar, así que paciencia o reserva en el 957488952)


Como  aún disponemos de tiempo aprovechamos para visitar alguna de las iglesias fernandinas existentes en la ciudad, son unos templos que mandó construir Fernando III El Santo tras la Reconquista en el siglo XIII. Muchas de estas iglesias se construyeron sobre mezquitas de la época califal. Visitamos una de ellas , la de San Pablo , del interior destacar el artesonado mudéjar que cubre la nave central  y en el ábside de la izquierda ,el grupo escultórico de Nuestra Señora de las Angustias, obra de Juan de Mesa en el año 1627, una de las esculturas más sobresalientes de la semana santa cordobesa. (Como curiosidad su carrillón de 32 campanas que suena varias veces al día y con melodías diferentes).


Fin de la interesante ruta y vuelta para Valladolid.

Jose Maria Vicente












Saldaña y la Villa romana de la Olmeda





 Ruta de un dia

Saldaña, asentada en el valle del río Carrión, se encuentra situada al Norte de la provincia de Palencia, a unos 114 km de Valladolid. Es la cabecera de la comarca de la Vega de Saldaña, aunque también es el centro cultural y económico de la comarca de la Valdavia.

Una vez en Saldaña, nuestra primera parada es en La Casona, edificio renacentista de planta cuadrada, cuya vivienda se sitúa alrededor de un bello patio porticado con postes de madera y que alberga las instalaciones de la Oficina de Turismo.

Nos dirigimos a continuación hacia “La casa torcida”, de finales del siglo XVI y restaurada en 1998, se encuentra ubicada en pleno centro de la villa medieval y es una de las casas más curiosas que he visto, cuenta con dos teorías acerca de su extraña construcción, la primera es que se trata de un hundimiento del terreno y un posterior acondicionamiento de su estructura y la segunda que fue construida a propósito para facilitar la carga y descarga de grano desde el primer piso; justo al lado se encuentra la Casa del Marqués de la Valdavia, una construcción civil que data del siglo XV y residencia actual de los Marqueses de la Valdivia.


En esta misma plaza, se encuentra el Bodegón, una tasca o bodega en donde os parecerá haber retrocedido en el tiempo, merece la pena adentrarse a tomar una cerveza junto algo de picoteo (callos, morcilla, cecina, etc.). Cuidado con la cabeza, al entrar...

Desde esta misma plaza y por un soportal, llegaremos a la Plaza Vieja, se trata de la antigua Plaza Mayor, en su mayoría obra de los siglos XVI al XVIII, aunque sus orígenes se remontan al siglo X. En los característicos soportales castellanos que ahora vemos, se apoyaban los antiguos edificios de la época, realizados en adobe y madera, alguna de  las casas de esta plaza están blasonadas con espectaculares escudos, como el de los Santander. Si la visita coincide en martes, como fue nuestro caso, te permitirá realizar un recorrido por los numerosos puestos de su mercado semanal.

Dejando a un lado el Patrimonio Histórico, no debemos dejar de probar y comprar las famosas ciegas, pastas típicas de Saldaña. Presentan una forma redondeada, son de textura suave y esponjosa pero muy frágil y se desmigan con facilidad, tienen un color ligeramente tostado, vienen decoradas por un baño de azúcar glasé y claras que le dan un aspecto particular. ¡Muy ricas¡

La Iglesia-Museo de San Pedro, es una obra de mediados del XVI, en donde se exponen los restos arqueológicos hallados en la Villa Romana de La Olmeda y su necrópolis ( Con la entrada a la Villa Romana, nos permite visitar también este museo).

Llegada la hora de comer, no quisimos marcharnos sin probar el producto más típico de la zona, las alubias y lo hicimos en La Cantina de Sofía, en Barrios de la Vega (a 6 Kms de Saldaña). A destacar la calidad de la comida, cocinada con gusto y al estilo tradicional. Muy recomendable y con una relación calidad - precio buena (conveniente reservar en 979894082).

Terminada la comida, nos vamos dirección Palencia y a unos seis kilómetros, en el término municipal de Pedrosa de la Vega se encuentra la gran joya arqueológica romana del siglo IV, La Villa Romana de la Olmeda.Esta villa , cuenta con una distribución ordenada en torno a un atrio, con habitaciones de diverso tamaño, casi todas están decoradas con mosaicos, que alcanzan una superficie de cerca de 1000 metros cuadrados, dispone en los extremos de cuatro torres, dos cuadradas y dos octogonales, pero lo más atractivo de este lugar son la serie de mosaicos que cubren la mayor parte de las habitaciones, destacando entre ellos el bello mosaico de la gran sala de recepciones, con tres temas: El descubrimiento de Aquiles por Ulises, varios medallones con retratos y una escena de cacería; todo este conjunto  convierte a la Olmeda en uno de los más bellos y mejor conservados mosaicos del mundo.

Como curiosidad, en la zona se encuentra la fábrica de campanas Quintana, heredera de una tradición familiar desde 1637, época en la que el maestro fundidor viajaba por toda España. En la actualidad no solo fabrican nuevas campanas sino que además restauran.

Espero os haya resultado interesante esta ruta.

José María Vicente


- Copyright © Desde Valladolid a rincones con encanto - Disñado por Jorge VR -