sábado, 21 de abril de 2018


La Comunidad Castilla y León, cuenta con ocho lugares destacados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, lo que la convierte en la región del mundo que reúne más bienes culturales dentro de su territorio. Estos lugares son los siguientes: El Acueducto de Segovia y su casco antiguo, las minas de oro de Las Médulas (León), el yacimiento rupestre de Siega Verde en Villar de la Yegüa (Salamanca), el yacimiento arqueológico de Atapuerca (Burgos), Ávila con sus murallas y casco antiguo, la ciudad vieja de Salamanca, Burgos con su catedral y centro histórico y el camino de Santiago a su paso por León.

Dedicaremos esta ruta a conocer la ciudad de Burgos a lo largo de un día, en donde recorreremos los rincones más significativos, dejando otros lugares también interesantes para si se dispone de más tiempo (ver “Curiosidades y sugerencias”).

Salimos de Valladolid en dirección a Burgos y después de 125 Km llegamos a nuestro destino. Tomamos como punto de partida de esta ruta de un día por la ciudad, la estatua del Cid Campeador, Rodrigo Díaz de Vivar, con su espada "tizona" y su caballo "babieca"; desde este punto, bordeando el río Almanzor, arranca el Paseo del Espolón, el jardín más representativo de la ciudad con una agradable avenida arbolada que bien merece un detenido paseo.
Justo enfrente de la estatua, te encuentras con el Arco de Santa María, una de las antiguas doce puertas de acceso al antiguo recinto amurallado de la ciudad, concebida a manera de un gran arco triunfal, tiene el aspecto exterior de un retablo de piedra, destacando en la parte superior las estatuas de Carlos V y el Cid. En el interior, unas escaleras dan acceso a la sala principal, que es utilizada como sala de exposiciones. Desde esta sala, se accede a la Sala Poridad, un salón de forma octogonal con un bello artesonado mudéjar, en donde se celebraban las reuniones del concejo de Burgos hasta 1780. Finalmente, en el piso superior se puede visitar el Museo de Farmacia, con una interesante colección de tarros de farmacia;  desde este piso se accede a un mirador panorámico ubicado en uno de los torreones del arco. (Horario visita: martes a sábado, de 11.00 a 14.00 h. y  de 17.00 a 21.00 h. Domingos de 11.00 a 14.00 h).
Cuando cruzas el arco de Santa Maria, te sorprenderás con la maravilla arquitectónica que tienes delante, la Catedral de Santa María, única catedral española declarada Patrimonio de la Humanidad y uno de los mejores ejemplos del arte gótico en Europa.
Antes de entrar al interior de la catedral, merece la pena detenerse a contemplar sus exteriores, con una mención especial a las dos torres, el rosetón, el cimborrio y las bellas portadas de la Coroneria, en donde destaca sobre el tímpano la imagen de Cristo entre la Virgen y San Juan y las esculturas de los doce Apóstoles a ambos lados de la puerta 
y la puerta del Sarmental, en donde es de resaltar la imagen del "Pantocrator" (Imagen de Cristo sentado en su trono, con la mano derecha en actitud de bendecir y sosteniendo en la mano izquierda el libro de los Evangelios).
Así mismo, observamos como para adaptarse a las irregularidades del terreno, fue preciso que los arquitectos construyeran varias plazas con escaleras delante de las diferentes portadas. 
La construcción de la Catedral de Burgos comenzó en 1221, inspirada en la catedral francesa de Amiens y es por sus dimensiones la tercera catedral española, después de las de Sevilla y Toledo. En el interior, es de destacar: La capilla de los Condestables de Castilla, situada en la girola, una maravilla del gótico isabelino construida por Simón de Colonia, con una bella cúpula estrellada de ocho puntas y que aloja el monumento funerario en mármol del Condestable y su esposa.
El cimborrio, situado sobre el crucero , uno de los elementos más impactantes de la visita, obra de Juan de Colonia, se encuentra a 54 metros de altura coronado por una estrella de ocho puntas debajo del cual se sitúa la tumba del Cid Campeador y su mujer doña Jimena.
La majestuosa escalera dorada, obra de Gil de Siloe, con una bella balaustrada de hierro dorado y en donde sus 39 peldaños te permite salvar el desnivel existente entre la puerta de la Coroneria y la nave del crucero.
El claustroposee dos pisos superpuestos y destaca la hermosa portada del claustro alto. 
De las capillas laterales, resaltar la de Santa Ana, con un hermoso retablo de Gil de Siloe 
y la de Santa Tecla, con un monumental retablo, de estilo churrigueresco, en donde las bóvedas y la cúpula cuentan con yeserías policromadas.
Como curiosidad, al fondo de la nave principal se sitúa un peculiar personaje conocido como “papamoscas”, se trata de una figura de medio cuerpo que se asoma sobre un reloj y a todas las horas en punto abre la boca al tiempo que mueve su brazo derecho para accionar una campana. (El mejor momento para verlo en funcionamiento es a las doce del mediodía, cuando da doce golpes de campana y abre y cierra la boca doce veces).
Los horarios de visita son de 9.30 h. a 18.30 h. todos los días, coste 7 euros, que incluye una audioguía y la visita es gratuita los martes a partir de las 16.30 h.

A la salida de la catedral, nos acercamos a visitar la iglesia gótica de San Nicolás, que está justo al lado. En su interior, es de resaltar el monumental retablo, con numerosas figuras distribuidas en diferentes escenas bíblicas; tiene la particularidad de estar hecho en piedra caliza.(Horarios: Lunes a Sábado, de 11:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 19:00 horas, tarifas 1,50 € y los lunes, la entrada es gratuita).
Para comer, siguiendo la recomendación de un amigo, fuimos al Restaurante El Vergel (Avda. Constitución Española, 23), ubicado en un pequeño pero acogedor local, tomamos un menú variado, con comida casera de calidad y bien elaborada. Sin duda, un lugar para recomendar.

Terminada la comida nos vamos dando un paseo hacia la Plaza Mayor, rodeada de soportales en todo su contorno y en donde sobre la puerta de Carretas se sitúa el Ayuntamiento. En la misma plaza se encuentra la Pastelería- Cafetería Juarreno, en donde paramos a tomar un buen café.

A poca distancia de la plaza, llegamos de nuevo al Arco de Santa María y desde este punto caminando por la Avenida de Palencia en un trayecto de unos 20 minutos (También se puede llegar en autobús urbano línea 7), nos llevara a uno de los grandes monumentos de Castilla y León: el Monasterio de Santa María la Real de las Huelgas. Este conjunto monástico es de los más sobresalientes de la arquitectura medieval española y de su exterior es de resaltar la torre y el pórtico de los Caballeros. Habitado actualmente por monjas cistercienses, fue fundado en 1180 por Alfonso VIII y su esposa, Leonor de Inglaterra con el deseo de tener un panteón real dentro de la abadía. En la nave central podemos ver el panteón de los Reyes fundadores y en la nave del evangelio, el de los infantes. Del interior de la iglesia, también es de resaltar: el retablo central y la puerta árabe de la sacristía. Desde  el claustro de San Fernando del siglo XI, en donde son de destacar sus yeserías, se accede al pequeño claustro románico conocido como las “Claustrillas”; de la contigua capilla mudéjar de Santiago, destacar el artesonado con una bella policromía. Como curiosidad, en la sala capitular próxima al claustro de San Fernando, se expone el “Pendón” conquistado en la batalla de Navas de Tolosa. Además, su Museo de Telas, instalado en un antiguo granero o cilla, atesora una magnífica colección de tejidos e indumentarias  de la monarquía  de la época. (Horario de martes a sábado: de 10:00 - 14:00h y 16:00 -18:30h, Domingos y festivos: de 10:30 - 15:00 h. La visita guiada, es muy amena e interesante. Tiene un coste de 6 € y 1 hora de duración).
Dejamos para el final de la tarde la visita del interesante Museo de la evolución humana (MEH), situado en el Paseo de la Sierra de Atapuerca, junto al río Arlanzón. Diseñado por el arquitecto y escultor Juan Navarro Baldeweg, es un edificio de planta rectangular, recubierto en su mayor parte de cristal. La planta primera alberga una exposición permanente de restos arqueológicos procedentes del Yacimiento de la sierra de Atapuerca (situado a 13 kilómetros de Burgos) y está considerada una de los más importantes del mundo tanto en calidad como en variedad de fósiles humanos. La planta cero, incide en la teoría del naturalista inglés Darwin y te explican el proceso evolutivo del hombre, cuál es su pasado y hacia dónde nos dirigimos. (Horario: martes a viernes de 10 a 14.30 horas y de 16.30 a 20 horas. Los sábados, domingos y festivos, de 10 a 20 horas. Coste de 6 euros Los miércoles por la tarde, y los martes y jueves a partir de las 19 horas, la entrada es gratuita).
Para terminar la jornada no podía faltar un recorrido por la zona de tapeo burgalesa. Existen dos zonas principales para tapear, por un lado, la zona de la catedral y sus calles aledañas, con especial relevancia los bares de la calle Sombrerería y por otro lado, la calle San Lorenzo y adyacentes. Posteriormente encontrareis una reseña de los bares mas significativos.

Fin de la interesante ruta y vuelta para Valladolid.

Otras curiosidades y sugerencias

Desde la iglesia San Nicolás, anteriormente citada, subiendo hacia las inmediaciones del Castillo, pasaremos por delante de la Iglesia de San Esteban, de estilo gótico, actualmente sede del Museo del retablo, donde se pueden ver 18 retablos que van del siglo XV al XVIII, procedentes de diferentes iglesias de la Diócesis de Burgos. Si continuamos subiendo en dirección al castillo, encontramos un interesante mirador desde donde disfrutar de una buena panorámica de la ciudad y ya en la parte más alta se sitúa el castillo, del siglo IX, donde se ha realizado un gran esfuerzo de restauración y conservación, lo que nos permite adivinar las diferentes partes constructivas que tuvo en su momento.
Hay que ir a la otra punta de la ciudad para visitar el impresionante conjunto monástico de la Cartuja de Miraflores, ubicado en el Parque de Fuentes Blancas a unos tres kilómetros del centro. 
Destacar del interior de la iglesia el soberbio retablo mayor presidido por un bello conjunto de la Crucifixión, obra de Gil de Siloe y a los pies del mismo, encontramos los sepulcros en alabastro de Juan II e Isabel de Portugal, padres de Isabel la Católica. 
Otras obras destacadas: una Tabla de la Anunciación, pintada por Pedro de Berruguete, la sillería Gótica del Coro de los Padres, diseñado para que los Padres cartujos cantasen la Liturgia de las Horas y el Coro Renacentista de los Hermanos, lugar habilitado para que los hermanos Cartujos rezasen sus propios oficios. 
Si se dispone de más tiempo, hay una visita que no debes perderte: Los Yacimientos de la Sierra de Atapuerca, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y situados a 13 Km. de Burgos. Durante la visita guiada, que transcurre por la denominada Trinchera del Ferrocarril, se pueden contemplar los tres yacimientos más significativos y te explican de manera muy didáctica los trabajos que se han llevado a cabo y en los que se encuentran trabajando en estos momentos. En las excavaciones de la Gran Dolina, el primero que nos encontramos al llegar, se localizaron restos de los homínidos más antiguos encontrados en Europa, con más de 800.000 años de antigüedad, lo que ha permitido seguir la evolución de los modos de vida de los primeros humanos que habitaron nuestras tierras. A pocos metros del anterior, se localiza el yacimiento de la Galería. En la Sima de los Huesos, el tercero de la visita, se han encontrado el mayor yacimiento de fósiles humanos de entre 200.000 y 400.000 años de antigüedad. Mi recomendación es que esta visita se realice, si es posible, después de ver el Museo de la Evolución Humana en Burgos, al objeto de tener una visión más completa. (Es necesario reservar la visita con antelación en 947 421 000, para ver horarios disponibles, la misma tiene una duración de 1,5 h. y cuesta 6 €).
Una sugerencia: si durante la visita a los Yacimientos de Atapuerca, llega la hora de comer, acércate hasta Ibeas de Juarros, pueblo a tres kilómetros de los yacimientos y entra en Restaurante Los Claveles, en donde preparan un plato típico de la zona llamado “olla podrida”, elaborado a base de alubias de “Ibeas” y lo que denominan “sacramento”, compuesto de: Morcilla, chorizo, panceta, costilla, oreja y relleno. (Coste del plato, 18 €).Realmente espectacular y recomendable.

Entre los edificios civiles, quisiera resaltar el palacio de los Condestables de Castilla, más conocido como Casa del Cordón, nombre que le viene por el cordón franciscano esculpido en su portada. Los Reyes Católicos recibieron en este Palacio a Colón cuando regresó de su segundo viaje a América.
Breve reseña de alguno de los bares más significativos del tapeo burgalés: Casa Pancho (San Lorenzo 13-15), lo famoso de este local son los “cojonudos”: un trozo de pan con huevo de codorniz, chorizo y pimiento rojo picante y “la cojonuda”, es lo mismo, pero con un trozo de morcilla en lugar de chorizo. 
La Perla Arandina (San Lorenzo 2), buena la tapa de pulpo con jamón y pulpo con queso. La Quinta del Monje (San Lorenzo 19-21), mucha variedad de pinchos, nosotros pedimos tataki de atún, todo un acierto la elección. La Favorita (C/ Avellanos 8) después que hayamos recorrido la calle San Lorenzo, podemos terminar en este local, la cecina que tomamos estaba realmente buena y es un local en donde cuidan al máximo la presentación de sus tapas, con bocadillos muy creativos, como el de anchoa con mermelada de pimiento y cebolla pochada. Cervecería Morito (C/ Sombrerería 12), buenas las rabas y la tosta de jamón. El Rimbombín (C/ Sombrerería 6), uno de los sitios para tapear en Burgos con mayor popularidad, aquí optamos por pedir una alpargata de jamón, que estaba realmente deliciosa. Pecaditos (C/ Sombrerería 6), se trata de una franquicia originaria de Burgos, con tapas que son normalmente mini bocadillos. Vermuteria Vitoria (C/ Plaza Rey San Fernando 2), situada junto a la Catedral, pedimos un vermut casero, muy recomendable y unas “gildas”, (aceitunas y guindilla pinchadas en un palillo),como curiosidad a las 10 de la noche se apagan las luces del local y se canta el himno de Burgos.

Si quieres disfrutar de la típica cocina castellana, en donde el protagonista sea el “lechazo”,te propongo un par de sitios: Junto al campus universitario, a las afueras de la ciudad, se encuentra el Asador Azofra (C/ Don Juan de Austria 22-24), un restaurante en donde tomar un buen cordero lechal asado en horno de leña, además de otro tipo de platos y  Asador Los Trillos (C/ Don Juan de Austria, 20), cerca del Monasterio de las Huelgas.

Si vas a pasar más de un día en Burgos, recomiendo el hotel NH Palacio de la Merced, situado junto al río Arlanzón y frente a la Catedral en un antiguo Monasterio del siglo XVI, con un bonito claustro gótico.

José María Vicente




 
























Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Desde Valladolid a rincones con encanto - Disñado por Jorge VR -