Con la tecnología de Blogger.

Blog sobre viajes

Bienvenido a este blog de viajes, en donde puedes encontrar rutas a rincones interesantes con algunos consejos y sugerencias que te pueden servir como pequeña guía de viaje. Aunque el punto de partida de estas rutas, generalmente es desde Valladolid, las mismas se pueden adaptar fácilmente cuando tengan otra Ciudad de origen. Espero que este blog, pueda ser de vuestro interés e utilidad. Jose Maria Vicente

Archive for marzo 2021

Las centenarias Tabernas y Restaurantes de Madrid 2


 

Como complemento a otra entrada del Blog "Las Centenarias Tabernas de Madrid 1", no quería dejar de mencionar otros locales, que no siendo Tabernas, se encuentran íntimamente ligados a la gastronomia e historia de Madrid. Hoy rendimos culto a otros establecimientos centenarios en donde el tiempo parece haberse detenido.


Café Gijón. (Paseo de Recoletos, 21).

Fundado en 1880, forma parte de la historia de Madrid y de sus tertulias literarias. El centenario cafe ha sido citado en numerosas ocasiones en libros y peliculas, como "La noche que llegue al Cafe Gijon", de Francisco Umbral. En su sala han disertado personajes de la talla de Santiago Ramón y Cajal, Benito Pérez Galdós, Valle-Inclán, Gerardo Diego, Torrente Ballester, Camilo Jose Cela y un interminable etcétera. Vale la pena disfrutar de este ambiente tomando un agradable café en una de sus mesas de mármol y en asientos rojos.

Casa Ciriaco. (C/ Mayor, 84).

Situado a escasos metros del Mercado de San Miguel, esta casa de comidas como les gusta llamarse, comenzó su andadura en 1897 siendo un almacén de vinos, para seguir desde 1929, hasta nuestros días como restaurante de cocina tradicional y casera. Entre sus platos, destacar los callos a la madrileña y especialmente la gallina en pepitoria, con una receta que perdura a lo largo del tiempo. Entre los conocidos clientes que frecuentaban este local, se encontraban el humorista y escritor Antonio Mingote, autor del original logotipo de Casa Ciriaco y el pintor Ignacio Zuloaga. Como curiosidad, desde el 4º piso de este edificio, se lanzó por un anarquista una bomba escondida en un ramo de flores al paso del cortejo nupcial del Rey Alfonso XIII y su mujer Victoria Eugenia, en 1906.

Casa Botín. (C/ Cuchilleros, 17).

A pocos pasos de la plaza Mayor madrileña, fue abierto en 1725, estando considerado el restaurante más antiguo del mundo, según el Libro Guinness de los récords.

Lugar de encuentro del mundo bohemio y escritores, pasaron por las mesas de este lugar, entre otros: Ernest Hemingway o Benito Pérez Galdós, que lo mencionó en su obra “Fortunata y Jacinta”, tal como señala una placa sobre la fachada. Recomiendo comer en la cueva que tienen en la planta baja, la sala con mas encanto del local. No debes dejar de probar el cochinillo asado, preparado en un horno de leña, que data del siglo XVIII y que permanece encendido los 365 días del año, realmente exquisito. De entrantes, probamos unos buenos pimientos asados con bacalao y de postre "tarta Botin" (un rico pastel, con varias capas de crema). Los precios no son baratos, pero vale la pena comer en el Restaurante mas antiguo del mundo y ademas hacerlo con comida bien preparada y de calidad.

Chocolatería San Ginés. (Pasadizo de San Gines, 5).

A pocos pasos de la Puerta del Sol, abrió sus puertas en 1894.  

Churros, puedes comerlos en numerosos sitios de Madrid, pero el atractivo especial de este local es la tradición y su ambiente, por donde han pasado infinidad de personajes célebres, como lo atestiguan las numerosas fotos que cuelgan de sus paredes. En la entrada, encontramos una placa dedicada al escritor Valle Inclán, donde se indica que esta chocolatería le sirvió de inspiración para su obra Luces de Bohemia” en 1922. Es este un local de parada obligatoria cada vez que visitamos Madrid, donde siempre tomamos el tipico chocolate con churros en unas castizas mesas de marmol blanco.

Taberna La Bola. (La Bola,5).

Emblemática taberna, que desde 1870 lleva ofreciendo, ya en su cuarta generación, su plato estrella, el cocido madrileño. Elaborado con las mejores materias primas y cocinado como antaño, a fuego lento, en pucheros individuales sobre las brasas de carbón de encina, respetando la tradición de ingredientes y sabores. 

Recomiendo probar este fabuloso cocido, que sirven en la mesa en el mismo puchero en que se cocina, primero la sopa, para seguir con los garbanzos, carnes, chorizo y repollo, todo ello acompañado de un plato de guindillas y cebolleta y si aun te queda hueco, como postre, recomiendo los buñuelos de manzana con helada.


Casa Mingo. (Paseo de la Florida, 34). 

Esta popular sidrería, que data ni más ni menos que de 1888, me trae gratos recuerdos de mi estancia en Madrid en en los años 80. Situada a medio camino de la Ermita de San Antonio de Padua, donde se pueden admirar los frescos de Francisco de Goya y la estacion de Principe Pio, no te puedes marchar sin probar su sidra, elaborada como antaño al modo tradicional, de manera artesanal y por supuesto, su ración de pollo asado con ensalada.

En Madrid, existen otros restaurantes de estas características y seguro que también interesantes, la relación de locales indicadas anteriormente, son una sugerencia muy personal, si decidís visitar alguno de ellos, espero que os gusten y me hagáis llegar vuestras opiniones y comentarios. 
  
Otras sugerencias y curiosidades.
 
* El bocadillo de calamares es todo un clásico de la gastronomía madrileña. Lo importante en su elaboración es que los calamares queden tiernos, con un rebozado ligero y por supuesto, bien pegado a los aros, todo ello en un pan crujiente y por supuesto, para mi gusto, sin salsas que escondan el auténtico sabor de calamar. (Tened en cuenta que muchas veces lo que nos venden como calamares no son anillas de calamar, sino de choco o pota)  Te sugiero alguno de los locales donde degustar esta propuesta tan deliciosa como irresistible:
 
Bar La Campana. (C/ Botoneras 6).  
 
Abierto en 1870, lleva durante tres generaciones ofreciendo los bocadillos de calamares como la especialidad de esta cervecería. Durante mi estancia en Madrid por los años 80, era uno de mis sitios favoritos, fácilmente reconocible por las largas colas que se hacían para pedir estos sabrosos bocadillos. Les he probado recientemente y echo en falta que el pan este crujiente, los calamares siguen siendo buenos, aun así, considero que son de los mejores de Madrid. 
 
Bar La Ideal. (C/ Botoneras 4). 
 
Se encuentra situado literalmente al lado del Bar La Campana en la calle Botoneras, junto a la Plaza Mayor. En un ambiente típico de una tasca de toda la vida, con el sabor tradicional de entonces, disfrutaras con un bocadillo en pan recién hecho y calamares jugosos, pero nada aceitosos, lo que le convierten en mi preferido y lo mejor, a precios razonables.  
Bar Postas. (C/ Postas 13).
 
Es este otro de los “bares de toda la vida”, con cerca de 70 años de existencia y uno de los primeros en ofrecer este típico bocadillo. En mi opinión ya no es lo que fue en otros tiempos, han bajado en calidad, además debe mejorar en limpieza y atención del personal. Como curiosidad, este local fue uno de los escenarios de la película ‘Las Edades de Lulú’, del director Bigas Luna en 1990. 
 
Casa Rúa. (C/ Ciudad Rodrigo, 3). 
 
Este minúsculo local, donde no se ha cambiado nada desde hace décadas, se encuentra situado en una de las esquinas de la misma Plaza Mayor, en el arco que conduce al Mercado san Miguel. Los bocadillos de calamares son el plato estrella de esta Casa, fundada en 1940. La ultima vez que lo visite, fue una decepción: Pan reblandecido y calamares escasos.
 
El Brillante. (Plaza del Emperador Carlos V, 8). 
 
Quizá sea este el bar más famoso y conocido para comer un bocata de calamares de Madrid. Situado justo enfrente de la Estación de Atocha, lleva en funcionamiento desde 1951. Para mi opinión ni son los mejores, los sirven aceitosos y además excesivamente caros.

 

Jose Maria Vicente

 

 

- Copyright © Desde Valladolid a rincones con encanto - Disñado por Jorge VR -