Con la tecnología de Blogger.

Blog sobre viajes

Bienvenido a este blog de viajes, en donde puedes encontrar rutas a rincones interesantes con algunos consejos y sugerencias que te pueden servir como pequeña guía de viaje. Aunque el punto de partida de estas rutas, generalmente es desde Valladolid, las mismas se pueden adaptar fácilmente cuando tengan otra Ciudad de origen. Espero que este blog, pueda ser de vuestro interés e utilidad. Jose Maria Vicente

Archive for julio 2016

Campos de lavanda en Tiedra



Realizamos en esta ruta un recorrido por la zona de los montes Torozos, visitando bellas iglesias mozárabes y espectaculares campos de lavanda en Tiedra.

Salida de Valladolid en dirección a Wamba (17 Km.), en donde visitamos la iglesia mozárabe de Santa María del siglo X y uno de los templos más antiguos de la provincia de Valladolid. Construida sobre una iglesia visigoda en la que se cree fue elegido el Rey Wamba como sucesor del Rey Rescenvinto, fue ampliada posteriormente en el siglo XII en estilo románico.La parte mozárabe del interior de la iglesia se encuentra en la cabecera de tres ábsides rectangulares, que se unen con las tres naves de estilo románico.
En un recinto adosado de la iglesia, se encuentra un osario, de los mayores existentes en España, en donde se apilan huesos y calaveras colocados de manera ordenada y en donde puede leerse el epitafio: “Como te ves, yo me vi, como me ves te veras”. Como curiosidad, indicar que es única localidad española que su nombre empieza por W.

Seguimos el viaje hacia Torrelobaton, localizado en una llanura de los Montes Torozos, parando a visitar su majestuoso castillo, con un patio cuadrangular, flanqueado en tres de sus ángulos por torres cilíndricas y una torre del homenaje en el cuarto ángulo. En su interior, se encuentra el Centro de interpretación del Movimiento Comunero (Fue este el último lugar por el que pasaron los comuneros castellanos antes de ser alcanzados y ajusticiados en Villalar).
Continuamos viaje hasta San Cebrián de Mazote, en donde visitamos la iglesia de San Cipriano, cuyo aspecto exterior engaña y lo que nos sorprende es su interior, una basílica mozárabe de gran belleza que data del siglo X,  en donde son de destacar sus columnas de mármol con bellos arcos de herradura y su rico artesonado .Guarda en el interior una interesante imagen gótica de una Piedad del siglo XV, una bella talla de una Anunciación en alabastro y un Cristo yacente de la escuela de Gregorio Fernández.
Nuestro siguiente destino es Tiedra, donde vamos a poder admirar sus bonitos campos de lavanda, que nos recuerdan a pequeña escala, los campos de la Provenza francesa.

Lo mejor es verlos en esta época del año (segunda quincena de Julio), dado que es cuando se encuentran en plena floración. De las tres zonas en las que podemos ver campos de lavanda, visitamos inicialmente  los situados frente al Hotel Rural Casona de Andrea y en esta zona paramos a fotografiarlos.
Posteriormente, visitamos los campos que se encuentran a la salida del pueblo, dirección Villabellid, de mayor colorido que los anteriores y también de una gran belleza. (Tener cuidado con las avispas, especialmente a la hora que mas calienta el sol).
A las 13 horas realizamos una visita guiada al castillo de Tiedra, que transcurre entre las amenas explicaciones de Esther (guía de Información y Turismo).Se trata de un castillo de frontera, situado entre los reinos de León y Castilla, con una sencilla estructura formada por una torre del homenaje y con unas espectaculares vistas desde la azotea almenada, a la que se accede por una estrecha escalera de caracol (coste de la visita 2 €).
La comida la realizamos en Restaurante El Molino, un edificio ocupado en su día por un molino eléctrico y en donde tomamos un aceptable menú del día (16 €).

Terminada la comida, acudimos a visitar la Ermita de Tiedra Vieja, de cuyo interior destaca un bello órgano barroco.
En esta localidad, se encuentra un Centro Astronómico, que nos permitirá descubrir los misterios del universo, acercando la astronomía a todos los públicos, disfrutando del momento ya sea de día o de noche. Lo dejamos para visitar en otra ocasión por falta de tiempo. (Necesario reservar con antelación). 

Dada la proximidad a Toro (17 Km.), nos dirigimos a esta localidad zamorana para visitar Las "Edades del Hombre". En este 2016, se encuentran dedicadas al “agua” y están implantadas en dos templos: Colegiata Santa María e Iglesia Santo Entierro (coste 4 € y 2 € la audio guía, si se quiere).Como síntesis de la visita, considero que son de un nivel más bajo que las ediciones anteriores.

A la salida de la Colegiata de Santa María, que data del siglo XII y de cuyo interior, destaca la Portada de la Majestad que conserva toda su policromía original, encontramos un gran mirador, desde donde podemos ver la rica vega de Toro.
Antes de partir, una visita a la plaza de toros que data de 1828 y es considerada una de las más antiguas de España y en donde predomina como material constructivo, la madera.

Fin de la interesante ruta y vuelta a Valladolid (67 Km).

Otras sugerencias y curiosidades.

Dejo plano facilitado por la Oficina de Turismo , con la ubicación de los campos de lavanda en Tiedra.


José María Vicente


Paris ciudad de la luz


A petición de unos amigos que piensan realizar un próximo viaje a París, adjunto un rápido y pequeño resumen de las zonas más significativas a visitar. Dada la riqueza monumental que atesora la ciudad de París, es necesario elegir el orden de las visitas en virtud de las preferencias y del tiempo de que se disponga.  


Isla de la Cite

Constituye una de las zonas imprescindibles y desde donde aconsejo comenzar la visita a París.La parada de metro aconsejable para visitar esta zona es: CITE.En esta isla, se encuentran los orígenes de la ciudad, que se remontan al año 250 a.C.


Justo a la salida del metro, nos encontramos con la  plaza Louis lepine, en donde diariamente podemos ver un mercado de flores y pájaros, lo que da al entorno un gran colorido, que contrasta con la mucha piedra que veremos en los alrededores.


En un extremo de la isla, se sitúa la Catedral de Notre Dame, una joya del gótico y en donde son de destacar: el rosetón y las tres puertas del lado oeste, el rosetón del lado sur y los espectaculares arbotantes de 14 metros de longitud. En medio de la plaza, una placa de bronce señala el punto cero de todas las carreteras francesas.


En el extremo contrario nos encontramos con la Sainte-Chapelle, situada en el interior del Palacio de Justicia y que constituye  otra joya del arte gótico. Quedaras embelesado viendo el resplandor de las 15 vidrieras con escenas religiosas y rosetón de la capilla superior, así como la magnífica talla en madera de los 12 apóstoles, situados a modo de pilares en dicha capilla. (Esta zona alta, estaba reservada a los reyes, mientras que la capilla baja, lo era para el pueblo).


Justo al lado, encontramos la Conciergeri, construido como residencia real, esta palabra significa “vivienda del conserje” y en donde el portero, se dedicaba a  controlar el palacio durante las ausencias del Rey. Posteriormente, fue utilizada como cárcel en la Revolución francesa, teniendo a María Antonieta como uno de sus prisioneros ilustres. Justo fuera, en una de sus cuatro torres, podemos ver la Torre del Reloj, en donde se encuentra el primer reloj publico de París.


Alguno de los puentes de esta zona: “D Arcole”, nos conduce a la plaza del Ayuntamiento (Hotel de la Ville), “Saint Michel”, nos lleva al barrio latino, “Neuf”, a pesar de llamarse “nuevo”, es el más antiguo de París y nos lleva a las inmediaciones del Museo Louvre.


Barrió Latino


Partiendo de la Isla de la Cite y cruzando el puente de San Michel, nos llevara directamente al lado izquierdo del Sena y a la plaza del mismo nombre, en donde encontramos una bonita fuente de mármol con San Miguel venciendo al dragón.


En el caso de venir de otra zona de París, la parada de metro aconsejable es: Cluny La Sorbonne o Saint Michel.


Este barrio es una zona universitaria, en donde se encuentra La Sorbona y que  debe su nombre a los primeros estudiantes que hablaban en latín.

Merece la pena visitar la Iglesia gótica de St. Severin, situada a pocos metros del puente “petit pont”. Es una de las más antiguas de París junto a la de St Germain des Pres que veremos posteriormente; de su interior destacar sus bella vidrieras y del exterior, la torre con las campanas más antiguas de la ciudad.



En este barrio, no debemos perdernos la visita a el Pantheon, magnifica iglesia construida inicialmente en honor de Santa Genoveva, posteriormente fue utilizada como panteón de hombres ilustres, en cuya cripta podemos encontrar las tumbas de personajes tan famosos como Voltaire, Víctor Hugo o Marie Curie. De su interior, destaca su impresionante cúpula y los frescos que representan la vida de Santa Genoveva.


Situada en la parte trasera del Panteón, la iglesia de San Esteban del Monte (Saint  Etienne du Mont),es una de las más bonitas de París, en ella se encuentran las reliquias de Santa Genoveva, patrona de la ciudad. De su exterior destaca su bello campanario con reloj y del interior es de resaltar el “jube”, un púlpito con escaleras de acceso en espiral, de los pocos que quedan en Francia y el único de París.


La animada calle “Huchette” y alrededores, es llamada la pequeña Atenas por los numerosos restaurantes griegos situados en estas pintorescas calles.

Es recomendable un paseo por el animado Boulevard de St. Michel, en el encontrarás antiguos cafés, como el Café de Cluny.

No muy lejos del Pantheon, se encuentra la calle Mouffetard (una de las más antiguas de la ciudad). Es una delicia pasear por sus calles y ver su pintoresco mercado semanal diario (salvo los lunes), además te permitirá comer en alguno de sus muchos restaurantes. La cercana plaza de Contrescarpe, es un buen lugar donde hacer un descanso en alguna de sus muchas terrazas, mientras tomas una cerveza o café.


ST Germain des Pres


Este barrio, se encuentra contiguo y a poca distancia de los comentados anteriormente: La Isla de la Cite y Latino, por lo que recomiendo su visita después de ver alguno de ellos. La parada de metro aconsejable si venimos de otra zona es: ST Germain des Pres.


Este barrio, es sinónimo de la vida intelectual del parís de los años 30 y en el convivían escritores, actores y músicos.

la iglesia de ST Germain des Pres, es el único vestigio que queda de la antigua abadía benedictina del mismo nombre y está considerada la más antigua de las grandes iglesias parisinas (S.VI). Su interior es una mezcla de varios estilos, románico y gótico, también se encuentran tumbas de hombres ilustres como la del filosofo Descartes. Justo enfrente, se encuentra el emblemático café Les Deux Magots, abierto desde 1885 y que fue punto de encuentro de intelectuales y artistas como Pablo Picaso o Jean Paul Sartre.


También en este distrito, se encuentra el Museo D Orsay, ubicado en una antigua estación de ferrocarril, y que reúne obras maestra de los impresionistas.

Merece la pena un paseo por el Boulevard de St Germain des Pres, en  el podemos encontrar lujosas tiendas de moda, restaurantes y cafés cargados de historia, como el ya comentado Les Deux Magots y De Flore, vale la pena detenerse a tomar un café  en alguno de ellos.


Les Tuileries, Opera y los grandes boulevards.


En Les Tuileries, encontraremos elegantes plazas y bellos jardines, rodeados de afamados restaurantes y hoteles de gran lujo.

La parada de metro aconsejable para visitar esta zona es: Palais Royal.


En esta zona lo más destacado es el Museo del Louvre, antigua residencia de los reyes franceses y que cuenta en su interior con una de las más importantes colecciones de arte del mundo ( La Mona Lisa o La Venus de Milo , son algunas de las afamadas obras que podemos encontrar). Es necesario armarse de paciencia para acceder a su interior, a la vez de disponer de tiempo para su visita.


Merece la pena un paseo por los jardines de las Tuileries, unos espectaculares jardines que datan del siglo XVII y el Palacio Real, con sus bonitos jardines.


En las proximidades se encuentran las “Galeries Lafallettes” ( Boulevard Haussman), estas galerías comerciales son las más famosas de Paris , se trata de varios edificios y el más interesante de visitar es uno de ellos que tiene una impresionante cúpula de cristal en su interior.



Los inválidos y la Torre Eiffel


Coger el metro de “Trocadero” ver esta imponente plaza y cruzar el “Puente del Alma” (en el interior de este puente fue donde ocurrió el accidente de la princesa Diana de Gales) y justo enfrente la impresionante torre de 320 metros de altura.

El Hotel de los Inválidos que da nombre a esta zona, fue construido por Luis XIV para albergar a los veteranos de guerra sin hogar.

La parada de metro aconsejable para visitar esta zona es: Varenne.

En esta zona se encuentran: el Museo del Ejército, La iglesia del Dome, en cuya cripta se encuentra enterrado Napoleón y el Museo Rodin, donde podemos ver sus impresionantes obras, incluida la más conocida “El pensador”.



Monmattre


Es el barrio de los artistas y en donde podemos encontrar a numerosos  pintores en sus animadas calles.

La parada de metro aconsejable para visitar esta zona es: “Anvers” y desde allí o subes andando unas escaleras o coges un pequeño teleférico ( Se sube andando sin mucha dificultad.


En lo alto, nos encontramos con la basílica del Sagrado Corazón en donde hay un mirador con impresionantes vistas de París. De su interior destacar el gran mosaico de Cristo sobre la bóveda.


La plaza del Tertre (Teatro), es el centro turístico de la zona y en ella encontraremos a pintores realizando sus obras y numerosos restaurantes.


Campos Elíseos


La Avenida de los Campos Elíseos, es un paseo a no perderse en la visita a París .Podéis ir primero por el lado derecho en dirección al Arco del Triunfo y volver por la otra cera que es donde tienen exposiciones las mejores marcas de coches.

La parada de metro aconsejable para visitar esta zona es: Champs-Elysees.


El impresionante Arco del Triunfo de 50 metros de altura, alberga la tumba al soldado desconocido, es uno de los arcos más famosos del mundo y bien merece su visita.



Más adelante, ampliare y complementare el contenido de esta interesante visita.


José María Vicente












Santoña, anchoas y fuertes defensivos






Santoña, una de las más antiguas villas marineras de Cantabria, se encuentra situada a los pies del imponente Monte Bucero ,una península unida al pueblo por una franja estrecha de arena donde se localiza la playa de Berria (un inmenso arenal, de 2 kilómetros de arenas finas y doradas, posiblemente uno de los arenales más bonitos del Norte) y rodeada por los humedales que forman la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja.Además de por sus anchoas, es también conocida por tener la mayor concentración de fuertes defensivos, baterías y polvorines de toda España.

Salimos de Valladolid en dirección a esta villa marinera y tras 3 horas de recorrido, llegamos a nuestro destino (275 Km).

Desde la Oficina de Turismo, tiene programadas visitas guiadas gratuitas para conocer los principales monumentos de Santoña (A las 12 y 18 horas).
Como no nos encajaba el horario, realizamos el paseo por nuestra cuenta, partiendo de la calle Santander, que es donde se ubica Turismo, llegamos al bonito paseo marítimo de aproximadamente kilómetro y medio de largo. Al final del paseo marítimo, nos encontramos con el Fuerte de San Martín, que yergue sobre una pequeña colina; sus orígenes se remontan al siglo XVII y desde donde se puede disfrutar de las vistas que se extienden sobre el mar Cantábrico y llegan al cercano Laredo (en su interior, es posible visitar  varias exposiciones, un de ellas muy interesante: “Santoña plaza Napoleónica”, en donde se explica cómo Santoña pudo convertirse en el Gibraltar del Norte.
A pocos metros por encima de este fuerte, podemos ver la batería alta de san Martín. Si continuamos el recorrido, dejamos a nuestra derecha la bella bahía y la Playa de San Martín (playa pequeña, con una zona de arena y otra de piedra, no tiene casi oleaje, pero si tiene fuertes corrientes), pudiendo divisar al fondo el Fuerte de San Carlos, el más antiguo de los tres existentes, construido con tierra y madera a principios del XVII, con unas vistas magníficas de todo el entorno.
Deshacemos el camino andado y al llegar al monumento al  Almirante Carrero Blanco (nacido en esta tierra), giramos a la derecha, encontrando a la joya arquitectónica de la villa: la Iglesia de Santa María del Puerto, templo original del siglo IX, aunque con añadidos posteriores de hasta el s. XVI. La fachada es de estilo  románico y de su interior, destacar el retablo mayor de estilo plateresco y la imagen de la Virgen del Puerto, gótica.
Parada para comer en La Esquina da Tasca ( C/ Manzanedo 25), local situado frente al Ayuntamiento, con muy buenos pinchos en barra y con un servicio rápido.Disponen de un buen menú del día (12,5 €) , a destacar dentro de su cocina casera, las albóndigas de verdel y la tapa de queso con anchoa sobre una rebanada de pan tostado.

A la tarde, realizamos un  interesante paseo en barco, con una duración de 1 hora (coste 10 €), que te permite unas vistas inmejorables del Puerto, de las playas de Laredo, los acantilados y cuevas del Buciero, el Faro del Caballo y los fuertes de San Martin y San Carlos, es de destacar la belleza del agua de color verde esmeralda; todo el viaje transcurre entre las amenas explicaciones del Capitán y la amabilidad de la tripulación (mención especial para Pedro).
Entre el puerto pesquero y el deportivo, se encuentra el Mirador de las Marismas, es interesante ascender hasta el punto más alto, para observar las magníficas vistas que se contemplan de las marismas de Santoña y el Monte Buciero.
Un lugar que no debes dejar de visitar si vas a Santoña, es La Taberna de Alberto (C/ Santander 8), con el ambiente de las tabernas de antaño. Pedimos unas anchoas, que te  las sirven en la propia lata (4,70 €), antiguamente llamada "octavilla" y una ración de queso picón de Tresviso (5,50 €), no te lo puedes perder, esta ¡espectacular¡.
A pocos kilómetros de Santoña nos acercamos hasta Noja y nos alojamos en Posada la Mies, la cual esta situada cerca del centro de Noja y de la playa, esta posada tiene un encanto especial que te hace sentirte como en tu propia casa, a destacar la amabilidad de su propietario, José. En resumen, un lugar totalmente recomendable.

En este segundo día volvemos de nuevo a Santoña y justo a la entrada ( Avda.Lons 2), se encuentra la conservera “Conservas Emilia”, en donde paramos para realizar una visita : en ella te dan a conocer la historia de la anchoa y se muestra, paso a paso, todo el proceso productivo: desde la captura hasta la elaboración y envasado, pudimos ver demostraciones de elaboración y limpieza de la anchoa, así como a la finalización, degustarlas. (Tarro de 100 gr. cuesta 10 €).

Si las fuerzas responden, recomiendo la visita a El Faro del Caballo, un pequeño faro construido en un lugar inigualable entre unos acantilados impresionantes. Merece la pena acercarse a este rincón, al que se accede a través de un sendero que parte del pueblo, el ascenso no requiere un gran esfuerzo y transcurre entre impresionantes vistas, sin embargo la bajada, se hace a través de más de 700 escalones de piedra y es recomendable hacerlo con precaución. (Será alrededor de una hora y media, bueno, según el paso de cada uno).
No dio tiempo a visitar el  Fuerte del Mazo o “de Napoleón”,  que data de 1812 y la única fortificación de su género conservada en España dentro de las levantadas durante la guerra de la independencia.

Para comer, nos dirigimos a Pedreña , parando en Asador El Tronki (Barrio del Muelle s/n), local con buena materia prima y en donde todo se prepara a la brasa;las sardinas y un pescado que no conocíamos, el “Machote”, estaban espectaculares; no es un sitio barato, pero valió la pena.


Vuelta para Valladolid (258 Km) y fin de la interesante ruta .

José María Vicente

Otras sugerencias y curiosidades

Antes de terminar, una breve reflexión sobre : Anchoa, boquerón o bocarte.
Se trata de los distintos nombres que se tiene para designar la misma especie marina, bautizada de estas tres formas, en función de su presentación y de la región donde nos encontremos. Este pequeño pescado azul, mide entre quince y veinte centímetros de longitud, es uno de los más apreciados y consumidos. Los primeros días de marzo, comienza  la llamada ‘costera de la anchoa’, en donde los barcos pesqueros se hacen a la mar en busca de los bancos de este pescado típicamente primaveral, que podemos ver en mercados y pescaderías entre los meses de abril y junio.
Espero saber explicar las diferencias:
Boquerón: Suele emplearse esta denominación cuando se macera en vinagre y aceite de oliva.
Anchoa: Esta palabra suele utilizarse para aludir a los filetes de anchoa en aceite de oliva que extraemos de latas y tarros de cristal. 
Bocarte: Cuando se prepara rebozado o frito y también cuando nos referirnos al pescado recién capturado, es decir, el pescado fresco tal y como lo traen los pescadores y lo venden en las lonjas.

- Copyright © Desde Valladolid a rincones con encanto - Disñado por Jorge VR -