miércoles, 13 de julio de 2016






Santoña, una de las más antiguas villas marineras de Cantabria, se encuentra situada a los pies del imponente Monte Bucero ,una península unida al pueblo por una franja estrecha de arena donde se localiza la playa de Berria (un inmenso arenal, de 2 kilómetros de arenas finas y doradas, posiblemente uno de los arenales más bonitos del Norte) y rodeada por los humedales que forman la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja.Además de por sus anchoas, es también conocida por tener la mayor concentración de fuertes defensivos, baterías y polvorines de toda España.

Salimos de Valladolid en dirección a esta villa marinera y tras 3 horas de recorrido, llegamos a nuestro destino (275 Km).

Desde la Oficina de Turismo, tiene programadas visitas guiadas gratuitas para conocer los principales monumentos de Santoña (A las 12 y 18 horas).
Como no nos encajaba el horario, realizamos el paseo por nuestra cuenta, partiendo de la calle Santander, que es donde se ubica Turismo, llegamos al bonito paseo marítimo de aproximadamente kilómetro y medio de largo. Al final del paseo marítimo, nos encontramos con el Fuerte de San Martín, que yergue sobre una pequeña colina; sus orígenes se remontan al siglo XVII y desde donde se puede disfrutar de las vistas que se extienden sobre el mar Cantábrico y llegan al cercano Laredo (en su interior, es posible visitar  varias exposiciones, un de ellas muy interesante: “Santoña plaza Napoleónica”, en donde se explica cómo Santoña pudo convertirse en el Gibraltar del Norte.
A pocos metros por encima de este fuerte, podemos ver la batería alta de san Martín. Si continuamos el recorrido, dejamos a nuestra derecha la bella bahía y la Playa de San Martín (playa pequeña, con una zona de arena y otra de piedra, no tiene casi oleaje, pero si tiene fuertes corrientes), pudiendo divisar al fondo el Fuerte de San Carlos, el más antiguo de los tres existentes, construido con tierra y madera a principios del XVII, con unas vistas magníficas de todo el entorno.
Deshacemos el camino andado y al llegar al monumento al  Almirante Carrero Blanco (nacido en esta tierra), giramos a la derecha, encontrando a la joya arquitectónica de la villa: la Iglesia de Santa María del Puerto, templo original del siglo IX, aunque con añadidos posteriores de hasta el s. XVI. La fachada es de estilo  románico y de su interior, destacar el retablo mayor de estilo plateresco y la imagen de la Virgen del Puerto, gótica.
Parada para comer en La Esquina da Tasca ( C/ Manzanedo 25), local situado frente al Ayuntamiento, con muy buenos pinchos en barra y con un servicio rápido.Disponen de un buen menú del día (12,5 €) , a destacar dentro de su cocina casera, las albóndigas de verdel y la tapa de queso con anchoa sobre una rebanada de pan tostado.

A la tarde, realizamos un  interesante paseo en barco, con una duración de 1 hora (coste 10 €), que te permite unas vistas inmejorables del Puerto, de las playas de Laredo, los acantilados y cuevas del Buciero, el Faro del Caballo y los fuertes de San Martin y San Carlos, es de destacar la belleza del agua de color verde esmeralda; todo el viaje transcurre entre las amenas explicaciones del Capitán y la amabilidad de la tripulación (mención especial para Pedro).
Entre el puerto pesquero y el deportivo, se encuentra el Mirador de las Marismas, es interesante ascender hasta el punto más alto, para observar las magníficas vistas que se contemplan de las marismas de Santoña y el Monte Buciero.
Un lugar que no debes dejar de visitar si vas a Santoña, es La Taberna de Alberto (C/ Santander 8), con el ambiente de las tabernas de antaño. Pedimos unas anchoas, que te  las sirven en la propia lata (4,70 €), antiguamente llamada "octavilla" y una ración de queso picón de Tresviso (5,50 €), no te lo puedes perder, esta ¡espectacular¡.
A pocos kilómetros de Santoña nos acercamos hasta Noja y nos alojamos en Posada la Mies, la cual esta situada cerca del centro de Noja y de la playa, esta posada tiene un encanto especial que te hace sentirte como en tu propia casa, a destacar la amabilidad de su propietario, José. En resumen, un lugar totalmente recomendable.

En este segundo día volvemos de nuevo a Santoña y justo a la entrada ( Avda.Lons 2), se encuentra la conservera “Conservas Emilia”, en donde paramos para realizar una visita : en ella te dan a conocer la historia de la anchoa y se muestra, paso a paso, todo el proceso productivo: desde la captura hasta la elaboración y envasado, pudimos ver demostraciones de elaboración y limpieza de la anchoa, así como a la finalización, degustarlas. (Tarro de 100 gr. cuesta 10 €).

Si las fuerzas responden, recomiendo la visita a El Faro del Caballo, un pequeño faro construido en un lugar inigualable entre unos acantilados impresionantes. Merece la pena acercarse a este rincón, al que se accede a través de un sendero que parte del pueblo, el ascenso no requiere un gran esfuerzo y transcurre entre impresionantes vistas, sin embargo la bajada, se hace a través de más de 700 escalones de piedra y es recomendable hacerlo con precaución. (Será alrededor de una hora y media, bueno, según el paso de cada uno).
No dio tiempo a visitar el  Fuerte del Mazo o “de Napoleón”,  que data de 1812 y la única fortificación de su género conservada en España dentro de las levantadas durante la guerra de la independencia.

Para comer, nos dirigimos a Pedreña , parando en Asador El Tronki (Barrio del Muelle s/n), local con buena materia prima y en donde todo se prepara a la brasa;las sardinas y un pescado que no conocíamos, el “Machote”, estaban espectaculares; no es un sitio barato, pero valió la pena.


Vuelta para Valladolid (258 Km) y fin de la interesante ruta .

José María Vicente

Otras sugerencias y curiosidades

Antes de terminar, una breve reflexión sobre : Anchoa, boquerón o bocarte.
Se trata de los distintos nombres que se tiene para designar la misma especie marina, bautizada de estas tres formas, en función de su presentación y de la región donde nos encontremos. Este pequeño pescado azul, mide entre quince y veinte centímetros de longitud, es uno de los más apreciados y consumidos. Los primeros días de marzo, comienza  la llamada ‘costera de la anchoa’, en donde los barcos pesqueros se hacen a la mar en busca de los bancos de este pescado típicamente primaveral, que podemos ver en mercados y pescaderías entre los meses de abril y junio.
Espero saber explicar las diferencias:
Boquerón: Suele emplearse esta denominación cuando se macera en vinagre y aceite de oliva.
Anchoa: Esta palabra suele utilizarse para aludir a los filetes de anchoa en aceite de oliva que extraemos de latas y tarros de cristal. 
Bocarte: Cuando se prepara rebozado o frito y también cuando nos referirnos al pescado recién capturado, es decir, el pescado fresco tal y como lo traen los pescadores y lo venden en las lonjas.

{ 6 comentarios... read them below or Comment }

  1. Este fin de semana vamos a estar por toda la zona norte de Cantabria, y nos pasaremos a recorrer algunos de los sitios que nos indica, somos un matrimonio fanático de su blog

    ResponderEliminar
  2. Me alegra tu seguimiento al blog y espero que alguna de la sugerencias te puedan ser de utilidad.Te deseo un buen fin de semana por esas tierras cántabras.

    ResponderEliminar
  3. Voy la proxima semana, ¿ donde me recomienda comprar anchoas? , algo que no sea muy turistico, es decir donde compren los lugareños.

    ResponderEliminar
  4. Mis recomendaciones son : Conservera "Ana Maria", que ha recibido en 2016 el premio a la mejor anchoa en una cata a ciegas que se celebra anualmente por la Cofradia de la anchoa (Tarro de 100 Ml. cuesta 6 €) y Conservera "Juanjo",recomendada por los nativos (Lata 85 gr. cuesta 9 €).Espero que te pueda ser de utilidad en tu proxima visita a Santoña.

    ResponderEliminar
  5. La visita en el barquito espectacular, nos encanto hemos echado de mensos como en otras rutas algun sitio para comer tipico a mayores de los que comenta, un buen sitio para comer buen pesacado :)

    ResponderEliminar
  6. Nuri ,referente a tu comentario, indicarte que en las rutas que describo en el Blog he priorizado destacar la riqueza monumental y paisajística de los lugares visitados, a lo gastronómico. De todas las maneras en cada ruta, señalo siempre un Restaurante en donde comer por la zona y si es algún sitio típico, su especialidad.Gracias por tu interes en el blog.

    ResponderEliminar

- Copyright © Desde Valladolid a rincones con encanto - Disñado por Jorge VR -