domingo, 29 de septiembre de 2019


Salimos de Valladolid en dirección a Castrojeriz (96 Km.), población burgalesa que durante los siglos XV y XVI fue un gran exportador de lana merina castellana hacia los mercados del norte europeo, especialmente a los Países Bajos, siendo Brujas donde se concentro el mayor volumen, situación esta que se aprovecho para traer a Castilla productos manufacturados, como los hermosos tapices que más tarde podremos admirar en la iglesia de San Juan.

Diez kilómetros antes de llegar a nuestro destino, nos detenemos en Los Balbases, pequeña localidad burgalesa que aún conserva el aire señorial que le dio haber sido residencia de personajes ilustres de la corte y cuya vida actual se articula sobre dos grandes barrios, dominados en su atalaya por sus respectivas iglesias. Paseando por sus tranquilas calles, llegamos a la iglesia de San Millán, del siglo XIII, localizada en un cerro, sobre el barrio del mismo nombre y desde donde podemos disfrutar de unas inmejorables vistas del pueblo. De sus exteriores, resaltar la portada con seis arquivoltas que data del siglo XV. Del interior del templo, destacar el bello artesonado gótico-mudéjar del coro y el Retablo Mayor, donde vale la pena detenerte antes las pinturas de Alonso Sedano del siglo XVI, que versan sobre la vida del Santo que da nombre a la iglesia. 
Nos dirigimos ahora hacia el barrio San Esteban, con objeto de visitar la iglesia de San Esteban, imponente construcción gótica digna de un templo catedralicio, a la que se accede por una gran escalinata, en donde llama la atención la torre almenada, que le da aspecto de fortaleza defensiva. De su interior, destacar el retablo mayor, con doce bellas tablas hispano flamencas del siglo XV, atribuidas al llamado Maestro de los Balbases, que detallan la vida y el traslado de los restos mortales del Santo. También en el interior, se encuentra un Museo, de donde quiero destacar una cruz procesional con escenas de la Pasión y una bella talla románica de la Virgen de las Nieves. (Los domingos suele estar abierta de 12 a 14 horas, en otros horarios y días, contactar con Javier en 618409351).

Antes de abandonar el pueblo, si dispones de tiempo, puedes  pasarte por el Museo Etnológico, localizado en un antiguo lagar comunitario, donde se guardan aperos de labranza, herramientas y otros útiles, que nos permitira conocer de manera didáctica el pasado de este pueblo castellano.

Terminada esta interesante visita, ponemos rumbo a la localidad de Castrojeriz de donde nos separan 13 Km. Comenzamos el recorrido por esta monumental villa caminando por la calle Real, arteria principal del Camino de Santiago francés, en donde nos cruzamos con numerosos peregrinos. Nuestra primera parada es para visitar la Colegiata de Santa María del Manzano, fundada en el siglo XIII, de cuyos exteriores destaca el impresionante rosetón de la portada principal. (Coste de la visita 1 €).
En su interior quiero resaltar algunos puntos en donde recomiendo detenerte: El Retablo Mayor, presidido por una bella pintura de la Anunciación de la Virgen, obra maestra de Rafael Mengs.
La reja, la sillería y el facistol que preside el coro, con el rosetón como fondo: ¡una autentica maravilla¡
La imagen de Nuestra Señora del Manzano, que preside una capilla lateral situada en el lado del evangelio (a la izquierda), es una hermosa talla en piedra policromada que data del siglo XIII.
También en su interior, podemos ver un Museo de Arte Sacro, con interesantes piezas de orfebrería, como esta hermosa custodia. 
Desde los exteriores de la iglesia, divisamos perfectamente la silueta del Castillo, con muchas zonas en estado ruinoso.

Siguiendo nuestro recorrido por la calle Real, llegamos a la Iglesia de Santo Domingo, donde lo más significativo de los exteriores es su torre campanario y la bella portada plateresca del siglo XVI. En su interior, que no visitamos, se encuentra un Centro de interpretación del Camino de Santiago y la Oficina de Turismo.

Llegada la hora de comer, paramos en "El Mesón de Castrojeriz" (C/ Cordón 1). En este mesón tradicional castellano, comimos un interesante y variado menú casero (15 €). Recomiendo probar la morcilla, la cecina y las sopas de ajo, elaboradas con ajos de Castrojeriz.

Terminada la comida, caminando por la calle Real, encontramos la Plaza de los Fueros, con una escultura dedicada al fuero de la Villa, uno de los primeros del reino de Castilla. A muy poca distancia, se sitúa la Plaza Mayor, que posee una curiosa disposición alargada formada por construcciones de diferentes épocas, algunas de ellas porticadas. A poca distancia de la Plaza, nos topamos con la Iglesia de San Juan, cuyos orígenes datan del siglo XIV, quedando de dicha época el claustro y la torre, siendo del siglo XVI el resto de la iglesia, que posee proporciones catedralicias. 
Del interior de este templo, son de destacar la colección de tapices sobre cartones dedicados a las “artes liberales”, realizados en Brujas en el siglo XVII por un discípulo de Pablo Rubens.
De los siete tapices que forman la colección, faltan los dedicados a la geometría y la retorica, robados al parecer por Erik “El Belga”, aunque dichas artes las podemos ver representadas en el gran tapiz de la “Apoteosis de la Artes”, recuperado en 1980. 
De las pinturas flamencas que podemos admirar en este templo, es de resaltar el retablo de la Capilla de los Gallo, formado por diez tablas de una singular belleza, que reflejan escenas de una gran expresividad. 
Dejamos para el final, la visita del claustro románico, que conserva tres de sus galerías y que posee un bello artesonado mudéjar. (Coste de la visita 1 €).
Antes de abandonar Castojeriz, dos rincones que recomiendo visitar a las afueras de la localidad: El Convento de Santa Clara, con una iglesia gótica presidida por una bella talla de la Inmaculada del siglo XVIII. (Las monjitas clarisas que aqui habitan, se dedican a la lavandería industrial y a elaborar repostería, de la que probamos unas ricas pastas almendradas). El Convento de San Anton. Las ruinas de este convento, poseen un encanto especial, al encontrase situadas en medio de una estrecha carretera, coronada por los antiguos arcos ojivales que formaban parte del recinto conventual.
 
En el camino de vuelta a Valladolid, realizamos una parada en Pampliega, pequeño pueblo burgalés, atravesado por el río Arlanzón, en donde murió destronado el rey Wamba. Paseando por sus estrechas calles, llegamos a la monumental Iglesia de San Pedro Cátedra, que preside el pueblo en lo más alto de la colina en donde esta construida. De sus exteriores destacar la torre del siglo XVIII y la bella portada, atribuida a de Gil de Ontañón del siglo XVI. De su interior, resaltar el magnífico Retablo mayor, coronado con la imagen de Cristo crucificado entre dos ladrones, obra de Domingo de Amberes y el púlpito en piedra de Martín de Ochoa del siglo XVI. De las tres puertas que tenía el recinto amurallado, solo queda en pie la Puerta de Presencio.
Vuelta para Valladolid y fin a esta interesante ruta.

Otras sugerencias y curiosidades.

* En los alrededores de Pampliega, se encuentra el Encinar de Torrepadierne, un espacio natural con un bosque lleno de encinas de más de 500 años.
 
*  Hay en Castrojeriz algunas muestras de arquitectura civil, como la Casa del Cordón.  (Convertida hoy dia en restaurante). La Casa de Gutierrez Barona, edificada a finales del siglo XVI, de cuyo edificio solo conseva la fachada principal. (Actualmente es una residencia de ancianos).

* Las Artes liberales es la expresión de un concepto medieval heredado de la antigüedad clásica, que hace referencia a las artes, preceptos o reglas practicadas por hombres libres, en oposición a las artes serviles (oficios mecánicos) propias de los siervos o esclavos. Se dividen en dos grandes grupos: “Cuadriviun” (Aritmética, Geometría, Astronomía y Música) y “Triviun” (Gramática, Retorica y Dialéctica).
* Erik “El Belga”, actualmente afincado en España, ha sido uno de los más prolíficos ladrones europeos de arte del siglo XX, al que se le atribuye el robo de los tapices que faltan en Castrojeriz. Tuvo una gran actividad en la zona de Castilla y León, con importantes robos en Paredes de Nava, Fromista o Astudillo.

Jose Maria Vicente





Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Desde Valladolid a rincones con encanto - Disñado por Jorge VR -