sábado, 17 de diciembre de 2016


Nuestra ruta transcurre por el llamado triangulo del Arlanza:  Lerma, Covarrubias y Santo Domingo de Silos. Tres magníficos lugares para disfrutar en una agradable escapada por tierras burgalesas.

Salimos de Valladolid en dirección a Lerma y tras recorrer 110 Km, llegamos a nuestro primer destino. Esta población debe todo su esplendor  al Duque de Lerma, valido del monarca Felipe III, quien tras el traslado de la corte de España a Valladolid en 1601, trató de crear su propia corte en Lerma a lo largo de 20 años.

Accedemos a la localidad por el Arco de la Cárcel, puerta principal de entrada de lo que fuera muralla en su día, para dirigirnos hasta Información y Turismo y desde allí realizar una visita guiada por el casco monumental de Lerma (Salidas a las 10,30, 12 y 17 horas, con una duración de algo más de una hora y un coste de 4 €).

Comenzamos nuestro recorrido por la Plaza Mayor, considerada como una de las más grandes de España con una superficie de cerca de 7.000 m² y que se encuentra actualmente porticada en dos de sus alas. Como curiosidad, este recinto fue utilizado en su época como coso taurino en donde se celebraban las llamadas fiestas del toro “enmodorrado” (los toros eran rejoneados por los nobles y sin ser matados eran llevados hasta un callejón que conducía directamente a un precipicio y así morían despeñados), también se le dio utilidad como corral de comedias (Lope de Vega o Góngora acudían a Lerma a representar sus obras teatrales).

Presidiendo esta imponente Plaza, nos encontramos con El Palacio Ducal, concebido como residencia de los Duques y aposento real durante las visitas Felipe III a Lerma. Su construcción fue obra de Francisco de Mora, discípulo de Herrera, con quien trabajo en la construcción del Monasterio del Escorial. En la actualidad, este Palacio es la sede del Parador Nacional.

Nos dirigimos ahora hasta la Plaza de Santa Clara, situada entre los conventos de la Ascensión y Santa Teresa .En ella podemos ver el mausoleo del famoso guerrillero de la Guerra de la Independencia conocido como “el cura Merino”, que se enfrento victoriosamente  a las tropas Napoleónicas. Al fondo de la plaza discurre el pasadizo volado que unía el Palacio Ducal con la Colegiata, lo que permitía a los reyes y al Duque de Lerma asistir a los oficios religiosos sin necesidad de salir a la calle. Hoy el tramo visitable es la unión de los Monasterios de Sta. Teresa y Sta. Clara en el Mirador de los Arcos. Desde este mirador se pueden contemplar unas bellas vistas panorámicas de la vega del rio Arlanza.
En esta misma plaza se encuentra el Convento de la Ascensión, el más antiguo de los Monasterios de Lerma. De su interior destacar un bello Cristo yacente de Gregorio Fernández, uno de los mejores imagineros de la escuela castellana. Como curiosidad, en este convento fue bautizado el séptimo hijo de Felipe III, la Infanta Margarita, nacida en Lerma.

Nuestra siguiente parada es para visitar la Colegiata de San Pedro Apóstol, construida en el siglo XVII y en donde destaca su monumental portada. De su interior, resaltar el retablo mayor en estilo barroco con algunas tallas de Gregorio Fernández y sobre todo, la estatua orante en bronce del Arzobispo Cristóbal de Rojas, tío del duque de Lerma; también son de resaltar dos órganos del S. XVII. En la sacristía lo más sobresaliente es una preciosa mesa taraceada, regalo del Papa Paulo V.
Parada a comer en Asador Casa Brigante, situado en la misma Plaza Mayor. Tomamos de entrada un ración de  morcilla, que es la típica de Burgos pero a la que dan un toque especial, para seguir con un sabroso y bien preparado lechazo, todo ello regado con un vino D.O.Arlanza; trató muy amable y buena relación calidad precio. Al terminar la comida, entramos en el Palacio Ducal al objeto de tomar un café dentro de su enorme claustro interior.



Continuando nuestra ruta nos desplazamos 23 Km. hasta llegar a Covarrubias y accedemos a esta Villa burgalesa entrando por el Arco del Castillo  que forma parte del Archivo del Adelantamiento de Castilla, pudiéndose ver en la parte superior de su fachada el escudo de Felipe II, que fue quien lo mando construir .

La joya de la localidad es la Colegiata gótica de San Cosme y San Damián. De grande proporciones y planta de cruz latina, posee tres naves. El retablo principal es barroco y el órgano, del siglo XVII. Acoge en su interior numerosos sepulcros, destacando entre ellos el del Conde Fernán González y el de su esposa doña Sancha. En el claustro, se encuentra el sepulcro gótico de la infanta Kristina de Noruega, primera esposa del infante Felipe, hermano de Alfonso X el Sabio. En el museo parroquial, encontramos una valiosa colección de ornamentos litúrgicos y distintas piezas de orfebrería y pintura, entre las que merecen destacar la cruz procesional de Calahorra y una tabla de Pedro Berruguete. Pero la gran joya es un tríptico de los Reyes Magos (s. XV), realizado en madera policromada y atribuido a Gil de Siloé, que muestra la escena de la adoración de los Reyes Magos, con la Virgen y el niño Jesús en sus brazos y San José (Visita guiada a las 11-12-13-16,30-17,30 horas, con una duración de 45 minutos y un coste de 2,5 €). 
Recorriendo sus calles nos detenemos en el Torreón medieval del Conde Fernán González ,también llamado de doña Urraca (hija del Conde), ya que según la leyenda murió emparedada entre sus muros por orden de su padre. Es una construcción del siglo X, cuya torre piramidal formo parte del recinto amurallado que fue derribado en el siglo XVI.A lo largo del recorrido nos llama la atención las casas construidas empleando entramado de madera y relleno de adobe.De todas ellas, sobresale especialmente la Casa de Doña Sancha, en donde cuenta la tradición que vivió la Infanta doña Sancha de Castilla.

El lugar elegido para descansar del ajetreado día es el Hotel rural Princesa Kristina, situado en pleno centro, con habitaciones decoradas con mucho gusto y en donde es de destacar la simpatía y amabilidad de su personal.


Nuestro destino en este segundo día es Santo Domingo de Silos, este pueblecito burgalés se encuentra ubicado en la Sierra de la Demanda y a una altitud superior a los 1000 metros. Merece la pena pasear y disfrutar de sus calles para ver la arquitectura típica serrana de la zona en que se encuentra.

Todo en el pueblo gira alrededor del Monasterio que data del s. X y que permaneció siglos abandonado hasta que fue rehabilitado por monjes benedictinos franceses, que además fueron los que plantaron el conocido ciprés que preside el centro del claustro. 
Recomiendo no marcharse sin acudir a alguno de los oficios religiosos que se celebran en la Iglesia en donde los monjes cantan en gregoriano, ¡una autentica maravilla oírles cantar¡  Nosotros al ser Domingo, acudimos a la misa de las 11 horas. (El resto de días, hay misa a las 9 y vísperas a las 19 horas).
A la salida de misa visitamos la  joya del Monasterio, su claustro románico, uno de los más bellos de España. El claustro tiene dos pisos, el  inferior construido en el siglo XI, con forma casi cuadrada y compuesto por 60 arcos de medio punto sostenidos por columnas pareadas y el claustro superior que data del siglo XII. A resaltar la belleza con la que están decorados todos los capiteles. Los bajorrelieves de los cuatro ángulos del claustro, son autenticas obras maestras, representando diferentes momentos de la vida de Cristo, por destacar uno, yo elegiría el que representa "La duda de Santo Tomás", en donde puede verse a Jesús levantando su brazo derecho mientras Tomás pone el dedo en la herida en presencia de los Apostoles. (Todos los detalles son explicados de manera detallada y amena por parte del Guía. Tiene una duración de 30 minutos y un coste de 3,5 €).
La botica de la Abadía de Silos que data del siglo XVIII es una de las últimas estancias que pueden verse durante la visita guiada. En este interesante lugar pueden verse, una bella colección de tarros de Talavera, así como algunos interesantes libros de medicina de la época, que se conservan en una pequeña biblioteca.

No es fácil encontrar un sitio donde comer bien en Silos. Paramos en esta ocasión en Asador Casa Emeterio, Restaurante del Hotel Tres Coronas, donde tomamos un correcto menú, con una relación calidad precio tirando a caro y con un servicio que deja mucho que desear.

Muy cerca de Santo Domingo de Silos, a unos 5 Km por la carretera en dirección a Hinojar de Cervera, se encuentra el paraje natural conocido como La Yecla, una profunda y estrecha garganta en donde a través de una serie de puentes y pasarelas que lo sobrevuelan se puede contemplar un espectáculo impresionante. Alrededor de La Yecla se extienden también otros espacios boscosos como el Sabinar de Arlanza, considerado como el más extenso y mejor conservado de España.


Camino de vuelta para Valladolid y fin de la interesante ruta.



Otras sugerencias y curiosidades.

Si se dispone de más tiempo, nosotros ya lo hicimos en otra ocasion , recomiendo la visita de la Ermita de Santa María en Quintanilla de las Viñas, a unos 22 Km. de Covarrubias. Es una ermita visigoda del siglo VII, en donde son de destacar los frisos decorativos del exterior. Del interior de la iglesia resaltar un arco triunfal de herradura y los bajorrelieves que la decoran.

A los habitantes de Covarrubias se les llama “racheles”,  que le viene del nombre hebreo de Raquel, mujer del patriarca Jacob y que significa bella (En castellano antiguo este nombre era escrito con "ch": Rachel), gentilicio que le fue dado en honor a la gran cantidad de mujeres hermosas que han habitado esta localidad a lo largo de los siglos.

Según dice la coplilla popular : “Para no morir ahorcado el mayor ladrón de España se vistió de colorado”, en alusión al Duque de Lerma quien durante más de 20 años en que fue valido del rey Felipe III ,acumulo enormes riquezas y cuando cayó en desgracia ,se hizo Cardenal para no ser ajusticiado.

Otra curiosidad: El Palacio Ducal de Lerma posee cuatro torres en los ángulos. Ningún palacio podía tener más de dos torres, salvo el de los reyes, pero al duque de Lerma se le concedió este privilegio por su gran poder en la Corte. Bueno en realidad se trató de un engaño al Rey Felipe III, ya que el duque, durante la construcción, solicitó por carta permiso al monarca para poner dos torres en su palacio, a lo que éste accedió. Cuando más adelante el rey visitó Lerma, se enfado al ver que el edificio tenía cuatro torres y pidió explicaciones al duque que le contestó: "dos torres me corresponden por ser Duque y otras dos que Vos me concedisteis".

José María Vicente



{ 3 comentarios... read them below or Comment }

  1. Inesduran@gmail.com9 de enero de 2017, 9:45

    Me encanta como ha explicado esta ruta, la hemos hecho este fin de semana y volveremos, eso si cuando haga mejor tiempo , hemos tenido hasta 5 grados bajo cero.
    Felicidades por su gran trabajo!

    ResponderEliminar
  2. Ines, te agradezco tus comentarios y siento que el tiempo no os haya acompañado.Espero que vuelvas en otra ocasión, ya que es de esas rutas que vale la pena repetir.
    Un saludo desde Valladolid

    ResponderEliminar
  3. Ines norte de Burgos en enero que quieres... ? buena ruta y bien comentada en la linea de este blog

    ResponderEliminar

- Copyright © Desde Valladolid a rincones con encanto - Disñado por Jorge VR -