miércoles, 11 de octubre de 2017

Salimos de Valladolid dirección a Cervera de Pisuerga, en un recorrido que transcurre por autovía hasta Herrera de Pisuerga, para continuar posteriormente por una carretera de montaña que nos llevara al alto de Piedrasluengas, a 1.355 metros de altitud; en este lugar, realizamos una primera parada para disfrutar de las espectaculares vistas que se observan desde su mirador y desde donde es posible divisar los Picos de Europa y el valle de Liébana. 

Cogemos de nuevo el coche dejando tierras palentinas para adentrarnos en Cantabria y seguir camino hasta Potes, lugar de nuestro primer destino.
Llegados a la capital del valle de Liébana, realizamos un recorrido por sus empedradas calles, tomando como punto de partida la Oficina de Turismo, ubicada en el pórtico de la antigua Iglesia de San Vicente; este templo que data del siglo XIV, se encuentra retirado al culto y predominan los elementos góticos. Bajando por la calle Independencia se llega a la Torre del Infantado, el edificio más significativo de la villa, una torre medieval del siglo XV de marcado carácter militar; recomiendo subir a la parte alta de la torre para poder contemplar unas estupendas vistas de la ciudad y de los Picos de Europa. 
Atravesando el puente de la Cárcel que cruza el río Deva y ascendiendo por la calle Doctor Encinas llegamos al antiguo Convento de San Raimundo, del que solo se conserva la portada de acceso y el claustro; actualmente es la sede del Ayuntamiento.

Volvemos de nuevo al coche para dirigirnos a Liébana,  población situada a tres kilómetros de Potes, al objeto de visitar el Monasterio de Santo Toribio .Este Monasterio tiene junto a Jerusalén, Roma, Santiago de Compostela y Caravaca de la Cruz el privilegio de celebrar el Año Santo, otorgado por medio de una bula del Papa Julio II, en el año 1512. El Año Jubilar Lebaniego, se celebra el año en que la festividad de Santo Toribio, el día 16 de Abril, cae en domingo, lo cual ocurre en este año 2017.Después de dejar el coche en el parking habilitado a la entrada, nos dirigimos hasta el interior del templo pasando por la Puerta del Perdón al objeto asistir a la misa del peregrino que se celebra diariamente a las doce de la mañana. 


A la finalización de la misa se pasa a venerar el “Lignum Crucis”, el mayor trozo conocido de la cruz donde murió Cristo
Llegada la hora de comer, nos acercamos hasta Espinama y nos detenemos en el Hostal Restaurante “Remoña”. Probamos un cocido lebaniego riquísimo, en donde todas las carnes que lo acompañan proceden de su propia ganadería y que le ha hecho merecedor de ser elegido mejor cocido lebaniego en 2014, 2015 y 2017 en la Ruta de los Pucheros de Cantabria; también nos encanto el solomillo y la espectacular tarta de queso; resaltar la amabilidad e ilusión con que te presenta los platos su propietario, Jesús. ¡Un restaurante para repetir¡ Otra buena opcion para comer, sino tienes sitio en Remona, es el Restaurante Vicente Campo.
A poca distancia de donde nos encontramos se sitúa Fuente De, en pleno corazón de los Picos de Europa y nuestro próximo destino. En este punto, cogimos el teleférico, que salvando un desnivel de 753 metros  te lleva hasta el Mirador del Cable, a 1.823 metros de altura en poco más de cuatro minutos y desde donde se contemplan  unas vistas espectaculares. ¡No te lo debes perder¡
De camino de vuelta hacia Potes, en el término de Cosllaga, se encuentra el Hotel “Del Oso”, un lugar con un entorno agradable y en donde paramos a tomar un café.
Cogemos de nuevo el coche y antes de llegar a Potes vale la pena desviarse para ver Mogrovejo.En el recorrido que realizamos por el pueblo, nos llamo la atención alguna de sus típicas casas lebaniegas, aunque el edificio más significativo y antiguo es la Torre medieval del siglo XIII,de planta cuadrada y que con una altura de 21 metros destaca sobre el espectacular paisaje de los Picos de Europa. Otro edificio singular es la iglesia parroquial, con un retablo barroco en donde destaca la escultura de una Virgen flamenca del siglo XV.
En el camino de vuelta a casa y  pocos kilómetros después de pasar Potes, nos detenemos en Piasca, en donde visitamos la iglesia de Santa María, una bella construcción románica levantada en medio de preciosos paisajes .De la puerta principal, destacar las cuatro arquivoltas sobre capiteles ricamente decorados y sobre ella las imágenes de S. Pedro, la Virgen con el Niño y S. Pablo; mientras que en la puerta sur o del “cuerno” lucen dos arquivoltas donde se representan oficios medievales; en el interior, resaltar la gran belleza del capitel central de una de las arquerías del ábside central, que representa la Adoración de los Reyes Magos y en donde llama la atención la cantidad de detalles con que esta tallado.
Vuelta para Valladolid y fin de esta interesante ruta.

Otras sugerencias y curiosidades

Muy cerca de Potes, en las proximidades de Ojedo, subiendo al barrio de Casillas y continuando a pie unos 15 minutos por una pista que conduce a la Ermita de San Tirso, puede visitarse un precioso bosque de castaños, entre cuyos ejemplares destaca el conocido como La Narezona, uno de los árboles más grandes de esta especie en España, que destaca por el grosor de su tronco con unos 13 metros de circunferencia.

En la carretera entre Cervera y Palencia se encuentran algunos pueblos con destacadas iglesias del románico palentino: Perazancas, con la Ermita de San Pelayo;Olmos de Ojeda, con la iglesia de Santa Eufemia o Santibañez de Ecla, con la magnífica iglesia de San Andrés Arroyo (Consultar para mas detalles de esta zona, la entrada del blog : ”El románico palentino”).

Si dispones de tiempo, recomiendo acercarse hasta Bejes, a 22 Km de Potes. Rodeado de montañas y pastos, nos encontramos con este pequeño pueblo cántabro, un auténtico mirador natural sobre la zona. Callejeando entre casas de piedra, en donde se respira paz y tranquilidad, parece habernos transportado a tiempos pasados. Bejes, es famoso por su queso picón, que no debes dejar de probar, si eres amante de los quesos fuertes y curados. A unos seis kilómetros de Bejes, por una estrecha carretera con numerosas curvas, se encuentra la Quesería “La Branuca”, que te permite conocer y degustar estos ricos quesos.

Si eres amante del enoturismo, recomiendo acercarse hasta Cabezon de Liebana para visitar las instalaciones de Bodega Picos de Cabariezo, en donde te explican con detalle como elaboran el vino, el orujo  y la ginebra, pasando por ultimo a realizar una cata de sus productos acompañado con quesos de la zona. Visita muy interesante y además es gratuita.
 


Jose María Vicente




Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Desde Valladolid a rincones con encanto - Disñado por Jorge VR -